Cómo motivar a tus empleados

Una de las claves para que un negocio salga adelante, sea del tipo que sea, pasa por tener a la plantilla motivada. Y no todo se reduce a mejorar el salario de los empleados. Por eso mismo, aquí tienes algunos consejos que de seguro te servirán, ahora o en el futuro, si tienes en mente crear una empresa o debes gestionar una.

 

Cada zapatero a su zapato

Puede darse por descontado, pero resulta fundamental tener perfectamente definido cada puesto de trabajo y cada empleado que lo cubra. Para que un trabajador se sienta a gusto debe cumplir las tareas que le correspondan, más allá de la experiencia que vaya a desarrollar en el propio trabajo.

 

Saber qué se espera de uno mismo

Este apartado está muy ligado al concepto anterior: tan importante es definir bien cada puesto de trabajo para cada empleado, como hacerle saber qué es lo que se espera de él en todo momento, con el fin de estimularle, por un lado, y evitar que sufra sorpresas desagradables por el otro. En época de crisis, por ejemplo, resulta fundamental para un trabajador saber que se cuenta con él.

 

Que se sienta parte de integrante

Habla con los trabajadores, reúnete con ellos de forma periódica para explicar progresos de la empresa, establecer objetivos y estrategias, o simplemente para hacerlos sentir integrados. De esta manera empatizarán mejor con sus puestos de trabajo y con la empresa, esforzándose más habida cuenta de un extra de motivación.

 

La satisfacción de un trabajo bien hecho

Pese a que nadie trabaje esperando una palmada en la espalda… nunca está de más recibirla cuando el trabajo ha sido realizado con éxito. Decir “bien hecho” cuando algo está bien hecho puede ser un plus de motivación que repercuta en el estado anímico del empleado, así como de quienes lo rodeen, animados ante la posibilidad de sentirse igualmente valorados.

 

Cuida su lugar de trabajo y sus condiciones

Dedica algo de tiempo a garantizar el mejor estado de salud de cada puesto de trabajo, para que el trabajador se sienta a gusto en él. Y en medida de lo posible, flexibiliza los horarios. Pocos gestos tienen mayor éxito que este.